EditorialGenteOpinion
Trending

La lente de una mujer en la música

Una fotógrafa del Rock

Por: Allie Rojo

Es curioso que cuando Aldher me contactó para escribir esta nota me la pensé dos veces, da temor opinar de un tema tan controversial cuando no se piensa como la mayoría, no tanto por el “qué dirán”, sino por temor a herir susceptibilidades, cerrarse puertas o caer de la gracia de personas por estar en un medio tan competido donde cualquier opinión que lanzamos, puede caernos de vuelta en la cara.

Aldher me comentó que le interesaba que platicara mi experiencia dentro del mundo de la música desde mi perspectiva de forma muy libre, como mujer,  y tristemente, así es esto, la experiencia de un hombre en cualquier rubro está muy alejada de ser la misma que la de una mujer, sencillamente por eso: Por ser mujer.

Por fortuna, debo admitir que a grandes rasgos y de manera muy general, jamás he vivido un “acoso” que vaya más allá de recibir cantidades ridículas de solicitudes de amistad en redes sociales, mensajes o comentarios relacionados con mi “belleza” física o dos, tres chistecillos que realmente me resultan inofensivos. En este punto he de decir que me siento afortunada de nunca haber sido víctima de acoso de ningún tipo dentro del ambiente de la música donde, evidentemente mas no de manera obligada, predominan los hombres. Caí en cuenta de esto antes de ponerme a escribir mi experiencia porque uno pensaría que estar en un ambiente tan estigmatizado por el uso de alcohol y drogas, seguro soy una víctima mas de los impulsos carnales del hombre, pero para mi suerte, han sido ellos los que más me han apoyado, han creído en lo que hago y sobretodo, han buscado mi bienestar y en todo momento, el cuidarme… Hasta en detalles mínimos, han sido hombres los que en los conciertos me ceden un mejor lugar para hacer fotos (dudo que tenga que ver con querer ligar, más bien se apiadan de mis 157 cm de estatura), han sido hombres los que me ofrecen una botella de agua cuando ando de un lado a otro, se han ofrecido a cargar mi mochila para facilitarme el trabajo o incluso disfrutar del evento, dichosa yo, recalco, de estar rodeada de esta clase de personas.

Qué curioso que en estos casi 5 años que tengo desarrollándome como fotógrafa principalmente en el ámbito musical, las que más han denigrado lo que hago y más han atentado en contra de mi integridad como personas son otras mujeres. Me resulta repulsivo el hecho de que por ser mujer, tu capacidad y talento se ponga en duda creyendo que tus habilidades no valen nada; seguro todo lo has conseguido metiéndote con fulano o sultano… “Ay, a la morra esa que toma fotos seguro la acreditan porque se ha metido con equis”, “Es una groupie más”, “Nomas la tienen ahí porque seguro se la quieren echar”, “Pues estando bonita quien sea”.  Y antes de pintarme como una víctima, yo también he criticado a otras mujeres, que tire la primer piedra la que no. Sin embargo, me resulta increíble que seamos capaces de destruirnos tan fácil entre nosotras… (Por alguna razón  siempre me ha sido más difícil conseguir una acreditación cuando la encargada es una mujer, lo dejo sobre la mesa) .

No ha sido fácil desenvolverme en este ambiente donde predominan hombres y no por los hombres, sino por otras mujeres capaces de cuestionar lo que haces y como lo haces. No se si sea envidia, o solo tirar veneno como necesidad básica de las personas cuando alguien esta haciendo las cosas que lo hacen feliz. Me resulta triste y a la vez una oportunidad de reflexionar el hecho de que ahora más que nunca, es momento de dejar las niñerías y engrandecernos unas a otras en medida de lo posible.

Si, en la música, el sexo masculino predomina, pero ellos también necesitan de nosotras y están dispuestos a incluirnos. Dejemos de estereotipar cosas que nosotras mismas estigmatizamos como mujeres. La música es el idioma universal que une a todos sin importar raza, religión, etc y creo fervientemente que la música es una gran plataforma de empoderar a otras mujeres.

Deseo con todo mi corazón que a partir de ahora, todas corran con la misma suerte que yo de no vivir ninguna clase de acoso, pero sobretodo, que nunca nadie ponga en duda sus capacidades y talentos, por el simple hecho de ser mujer.

Somos mujeres y somos chingonas, capaces de conseguir lo que queramos trabajándole duro, como el resto.

_______________________________________________________________________________________

Allie Rojo: Fotógrafa independiente desde 2014, actualmente productora de medios en Pólvora Filmmakers y asistente de logística y medios en Divide y Vende.

Etiquetas

Artículos Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *