DiscoEditorialMusicaOpinionReseña

La seducción del Tentador

Tempter y su sonido maldito

Todos tenemos pesadillas durante toda la vida, de niños desarrollamos temor a la obscuridad e inventamos monstruos que no son mas que el reflejo de nuestras inseguridades, paradojicamente ese mismo terror a lo desconocido, a la obscuridad, tiene un grado de tentación, tiende a seducirnos como si el abismo que uno observa, de repente nos mirara y nos llamara. Así, es la música de Tempter: maldita e hipnótica.

Después de su disco «Black Rites» del 2014, aquel de sonido mas tirándole al sludge (con fuerte influencia de Kyuss), regresan este año con «Tentador», un trabajo maduro y denso, sumergido en el doom y la blasfemia, es decir, puro canto al antiguo y a los seres del bajo astral. Material grabado y producido por José Macario Tovar (Parazit, Arcadia Libre). Candidato a volverse un clásico del doom que ha cobrado fuerte popularidad en los últimos años en todo el centro del pais.

Vamos con los detalles pues…

El disco abre con Deus, una melodía vocal siniestra sobre riffs densos y lentos, el punchline de la lírica dice «…Dios ha caducado», para que le vayamos tanteando a lo que se viene con el resto del disco. El siguiente tema acelera con una batería como de taladro, así inicia Tormento, que es una invitación a meterse al mundo del «Tentador», que mas que un ente, es esa voz que nos susurra en la cabeza, nuestro lado mas torcido que siempre queremos silenciar.

Tridente es la tercera canción, o himno obscuro, una de mis favoritas del disco ya que es una suerte de anti mandamientos, una invitación a pecar bien recio. El sonido, sludge y doom, la batería precisa y bien densa, luego un break down para seguir con el decreto maldito… «perdona nuestras ofensas, dejanos caer en tentación … ilumina nuestra caida». ¡Ay güey!.

La invitación a dejarse llevar a las tinieblas, de eso se trata Abismo, un track de precisión en los riff con intensidades propias de una persecución desquiciada en la que sabes que te alcanzarán para llevarte al Ritual, siguiente tema del disco, regresando al sonido mas doom, mas obscuro y denso.

Los tracks 6 y 7, son Juramentor y Muerte, son pura obscuridad en crescendo, donde la muralla sonora construye desde el terror y la crítica a toda la corrupción humana, hasta un sonido de gritos como promesa del caos y la muerte como medio de redención pagana. Un grito de guerra interna hacia la desesperanza.

Para cerrar incluyen el track Doom -porque tocan doom pues- que no es mas que una excelente adaptación del OST  del juego de video del mismo nombre, tan popular desde sus primeras versiones (el tema del ost Shawn’s Got the Shotgun para ser exactos).

Entonces, ahí está, si les gusta el terror y que les describan paisajes de tormento, si les atrae eso dense «Tentador» de Tempter y dejen que el abismo les regrese la mirada.

Etiquetas

Aldher Ruelas

Melómano y entusiasta de la música independiente. Productor en formación y músico socialité de la farándula chafita. No teme decir la verdad aunque se generen tensiones y silencios incómodos. Siempre remata con un chiste.

Artículos Relacionado

Un Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *