DiscoMusicaOpinionReseña

Coincidencia aural y sonidos imposibles

Nuestra reseña del disco de Parazit en exclusiva

Así es amigos, directo al grano.

Tuve la oportunidad de escuchar completo el nuevo disco de Parazit, «Aural Coincidence», antes de su estreno, la verdad, es una de esas cosas que dan ganas de contarle a todo mundo, pero antes de sucumbir a la tentación de gritarlo a los cuatro vientos, mejor me puse a darle varias escuchadas para tener de que escribirles. Siempre me ha intrigado el proceso tan matemático -que aparentemente- sigue este electrizaste trío tapatío, parece que sus discos fueran por generación espontanea o salido algún vórtice interdimensional creado por la cabeza de José Macario, Christian y Kello… o algún ritual extraño.

Este álbum, debo decir, me sorprendió de manera diferente a los otros. Desde el inicio la banda parece que cuenta una historia con la música, explora terrenos no escuchados antes, la producción es aun mas cuidada y el sonido en en general tuvo giro en comparación con el anterior trabajo «Paradigm Paralysis», mas ambiental en momentos pero con ese sello esquizoide y ansioso en sus momentos mas intensos de virtuosismo. Disco de nuevo producido por la banda, mezclado y masterizado por Aldo Muñoz en Remi Studios, como su anterior trabajo. Desde ahí ya se podía esperar calidad en el resultado final.

Arte por: Javier Villalpando

Tokamak, el nombre del tema que abre el disco, es como el soundtrack de una persecución mental, mucho groove y una vorágine de riffs de los que nos acostumbró Parazit. Continua DMNT, con una intro muy acústica, ese flamenco con prog. La canción es diferente a lo que nos acostumbró la banda, sin embargo, el contexto rítmico es genial, no hay queja, no hay falla. Parazit nos da un respiro para regresar al drama y a la intensidad con The Ghost in The Machine -quizá el primer nombre de una canción de Parazit que no no nos hace pensar ¡¿Que?!-, para mí otra mini historia tipo «novela negra» muy a la Blade Runner.

Viene Koususoak, un sencillo que ya habían sacado, es uno de esos tracks muy Parazit: el bajo con base hipnotizante, la batería que completa la polirítmia en compases de sabrá Cthulhu en que estarán escritos y la guitarra llena de riffs disonantes y potentes. Después inicia algo que se descifraría como un bossa nova -si así mismo- de nuevo la elegancia y la finura en Quark Soup, pero de repente, la velocidad crece y aparece el vertiginoso sonido de la banda acompañado por, de nuevo invitado, Adrián Terrazas (The Mars Volta, Transient) y su sax inconfundible. Cada elemento de esa canción encaja perfecto y es una de mis favoritas.

La segunda mitad del disco inicia con Summum (Ruinae), nos regresa por momentos al Parazit que conocemos, pero ahora con mas pasajes armónicos en solos. Seguida de otra genialidad con otra colaboración de Adran Terrazas, mas ansiosa, mas obscura que en su primera aparición, mas Crimson y menos Primus, más Haken, mas melodías de Terrazas sobre las ritmos complejos entre batería y bajo, la guitarra, bueno, es una mole encima y en contrapunto con las melodías de Terrazas.

Una curiosa sensación de introspección llega con Sinuosend, una sensación de vista nublada, muy tranquila y con un chelo de fondo (Violoncheloops a cargo de). El pasaje de la mente atormentada musicalizado de una manera muy obscura y extrañamente catártica. Otra canción que uno no esperaría de Parazit, pero existe porque pueden también hacer eso.

Uhørligathirst es uno de esos acercamientos al groove metal que tanto distingue a la banda, esta ocasión, Tonio Ruiz (Qbo, Coda) como invitado de lujo le pone virtuosismo -aun más pues-; una canción que te da para el headbanging con cambio de velocidad. El solo de Ruiz muy «rompe cánones» la verdad. Y ya, para cerrar el disco Ha’aha’a Halk es un track entre melodioso y armónico, pero ya saben, el tiempo se rompe de repente y vienen los compases quebrados, el riff choncho y el despliegue de genialidad rítmica. Nada es lo que parece, nada es constante en las canciones de Parazít.

En fin, el cuarto disco de esta banda tapatía sigue sorprendiendo, suenan diferente y suenan arriesgados, como siempre. Este si es un disco para introducir a la banda a alguno de tus amigos menos clavados en las creaciones complejas. Pero aunque parezca un disco simple, la complejidad tras la simpleza de Aural Concidence es el anzuelo perfecto para los cerebros hartos de la repetición mundana actual.

Parazit "Kaosusoak"

Les compartimos "Kaosusoak", el primer track de nuestro nuevo disco "Aural Coincidence". Pronto más noticias sobre la presentación y el lanzamiento de nuestro nuevo material. Comenta y comparte con tus amigos que crees que deben conocer a Parazit.#parazitmx #auralcoincidence #lyricvideo

Posted by Parazit on Saturday, September 15, 2018

Etiquetas

Aldher Ruelas

Melómano y entusiasta de la música independiente. Productor en formación y músico socialité de la farándula chafita. No teme decir la verdad aunque se generen tensiones y silencios incómodos. Siempre remata con un chiste.

Artículos Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close