MusicaNoticiasOpinion

Tres simios y su alquimia del vacío

Por: Pro Indie Music

Texto: Memo Muñoz Hernández

¿Tres tipos de traje con máscaras de mono? no, lo que realmente define a Simiocidio es una confluencia natural entre la música, la vida y la nostalgia de un pasado más sencillo en una vida que nosotros hemos complicado. Simiocidio es una banda que nace en el 2013, no solamente para informarnos que tiene tres de los mejores músicos de este país, sino para recordarnos que el ser humano es producto de una evolución continua, que a pesar de todos los instintos irracionales que nos unen con nuestros antepasados peludos, podemos lograr cosas sublimes que también nazcan de nuestros instintos racionalizados, ¡vaya! que a pesar de que somos seres con instinto también tenemos un cerebro que nos permite hacer música, muy buena música en el caso de este trío duranguense.

Simiocidio arranca este 2019 con la aparición de su sencillo “Monoescape” que vendrá en su segundo larga duración llamado “Rapsodia Antihumana”, un sencillo que demuestra la amalgama y calidad a la que estos tres primates de saco nos tienen acostumbrados, un inicio con remanencias de reggae, psicodelia y hasta jazz que poco a poco sube hasta combinar atmósferas dub con la contundencia del post-rock. Imagina una introspección, imagina que un día decides adentrarte en ti y empiezas a sumergirte tu psique como si fuera un gran lago, empiezas lento, ves todas tus acciones con la tranquilidad de un lago sin viento, pero al adentrarte en los remansos de tus pensamientos descubres que hay cosas mejores y más intensas de ti de lo que pudiste algún día pensar, corrientes profundas, eso es “Monoescape”.

Simiocidio, un trío de antropoides que tocan acordes, es una versión simplista de lo que Alejandro, Jesús y Omar hacen con su música, tal vez decir que evocan sonoramente lo que el paso de miles de años y el desdoblamiento de la evolución darwiniana ha hecho al cerebro humano y a su apreciación por la belleza de la música es más acertado, porque no solo saben poner una nota detrás de otra, no solo saben en donde cabe un silencio sino que con su música despiertan recuerdos que subyacen en tu cerebro, el abrazo de tu madre, tu primer gran logro y acaso tu gran fracaso, del que aprendiste tanto que te hizo quien eres ahora, cada canción rememora lo vacuo y grandioso que la vida puede ser.

El homo sapiens ha perdido su capacidad de recordar y aprender, de sorprenderse porque ha visto el vacío a los ojos y Simiocidio cambia eso, el vacío solo está en la mente de quien los escucha para que puedas rellenarlo con la belleza de los pequeños detalles de la vida. En fin, no me hagan caso, es mejor que escuchen lo que tres simios alquimistas pueden hacer con los recursos suficientes y su forma prodigiosa de convertir el vacío en un lugar habitable, en el lugar a donde todo ser humano puede pertenecer y tal vez ser feliz o más sabio, qué se yo.

Etiquetas

Artículos Relacionado

Un Comentario

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *