EditorialNoticias

¡Tenemos el poder! Avándaro: el festival que marcó una era en el rock mexicano.

Las crecientes ramas de festivales con un trasfondo social iban teniendo más fuerza en las décadas de los sesenta y setenta como lo fue en los países como Inglaterra con su festival Glastonbury y Estados Unidos con Woodstock. Si bien, en México viviendo una opresión por el gobierno de Díaz Ordaz y la poca empatía hacía con los jóvenes, se buscaba tener un festival de libertad, de despojo social, de levantamiento; es ahí que el 11 y 12 de septiembre de 1971 fue el día que nace el primer festival multitudinario llamado «Avándaro» fue entonces el momento de despertar de aquellos jóvenes de ese hartazgo social, de esa represión, una manifestación musical de aquella herida profunda dejada Díaz Ordaz con Tlatelolco.

Avándaro rock y ruedas, nuestro Woodstock mexicano, llamado así por su ubicación a orillas del río con ese mismo nombre situado a 5 kilómetros de Valle de Bravo en la ciudad de México. Su origen fue casi casual, la intención del evento no precisamente fue hacer un festival con esa cantidad de personas reunidas, quizás de manera «inocente» los organizadores no pensaban en la magnitud de dicho festival lo cual tuvo más de 250 mil personas. Todas ellas jóvenes de varias partes de México.

En esa época el gobierno satanizaba cualquier tipo de manifestación en contra de aquellos que se negaban a regirse a sus reglas totalitarias, para ellos el rock era considerado alteración de la paz pública, pandillerismo, fomentando la drogadicción y el libertinaje. Fue así que empezó una campaña de desprestigio en contra de ese festival manipulando la información o hechos que se suscitaron aquel fin de semana alocado, creando notas en todos los medios de comunicación exageradas y hasta burdas.

¡Tenemos el poder! La voz de fondo que el público entonaba en avándaro, sin duda era necesario en México tener un festival así, fue la muestra más clara de que se podía congregar una multitud de esa magnitud por la paz.

Hoy en día los festivales en México, en su mayoría ya no llevan aquella consigna social como lo fue antes, son diferentes contextos, pero la lucha es igual «Ya que Antes y ahora el Gobierno ha teniendo miedo de los jóvenes porque son fuertes y tienen ideales».

Por eso, Avándaro fue un festival que debemos los jóvenes de ahora siempre tener como remembranza de todo aquel movimiento social y político que marcó esa década al igual como un gran parteaguas a conciertos de ese género denominado Rock And Roll.

Gabriela Iturbide Fotografía
Etiquetas

Jahdiel Paredes

Comunicóloga despistada con momentos hedonistas, curiosa por la música, amante del cine y fotografía, romántica idealista, me gusta el chocolate.

Artículos Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close