Editorial

Detalles

Por Víctor Vish Fernández

Las motocicletas Carabela C-50 llegaban a Guadalajara,  que con unos pedalazos o un empujón encendía. La «red social» de la música era el cassette que iba de mano en mano, copia de la copia del original; grandes colecciones en cassette como la de «barrio music» con los grandes hits de décadas pasadas (50s, 60s y 70s), tendencia que nos dejaban películas como sangre por sangre, boulevard, colors, Santana americano yo? Entre otras.

Y quién no llego a escuchar en los inicios de los 80’s la entrevista a Rafael Caro Quintero, una parodia genial del comediante José Natera, ex alumno del maestro Jesús Martínez «Palillo». Otro comediante que marco tendencia fue Polo Polo al ser el primero en ofrecer fragmentos de su show en cintas. Que eso originó que Chis Chas, el show de Francis y otros hicieran lo mismo. Mientras que en reuniones o tardeadas siempre había alguien que te pasaba o prestaba un cassette grabado de Tocho Pilatos, La Revo, Los Spiders, el Tri…

Años en que vivía en pleno esplendor la concha acústica en el parque AguAzul con conciertos, con inolvidables momentos con Alex Lora, el guacarock de la genial banda Botellita de Jerez. Al mismo tiempo CUCA se ganaba el cariño de los tapatíos en la catedral del rock, el Roxy. Y en los primeros años de los 90’s Diversiones Moy se apoderaba de los gamers tapatíos al quitar las fichas por una tarjeta recargable, aún que eso no evitaba hacer fila para el videojuego de moda, Killer Instinct.

Jahdiel Paredes

Comunicóloga despistada con momentos hedonistas, curiosa por la música, amante del cine y fotografía, romántica idealista, me gusta el chocolate.

Artículos Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *