Editorial

Inicia la cuenta regresiva; 19 meses para el cierre de La Canica…

En algunos medios en los cuales me han entrevistado por algún motivo, lo más seguro la promoción de uno de nuestros eventos, he platicado de como es que nació LA CANICA pero hasta ahora les contare el por qué después de 25 años es que decido cerrar este ciclo, no sin antes contarles un poco de esta historia.

En este camino de ser curioso de lo que en mi ciudad sucede me he encontrado muchas almas afines; y es que creo yo que las dos misiones (que algunos llaman vocación) que decidí llevar por estos 25 años son afines a cualquiera; por un lado, promover, difundir y consumir lo que se hace en tu localidad; en este caso Guadalajara… mi querida Guadalajara, tan mocha, tan ingenua, pero al mismo tiempo valiente y persistente, tan diversa. El otro factor o motivo es la música, en un primer plano el llamado rock and roll que por esencia nos regala un aire de libertad, de rebeldía que nos identifica a muchos en cierta etapa de la vida (y a unos toda la vida), ese rock and roll que se diversifico y dio vida a muchos ritmos mas que nosotros llamamos música Alternativa (blues, jazz, punk, metal y muchos más).

Y bueno, con muy buena fortuna y estrella fue que nació este proyecto que a los meses de estar circulando como fanzine tomo forma de capsulas musicales informativas en el 104.3 FM donde trasmitía Radio Universidad de Guadalajara hablando de las bandas de la ciudad que promocionábamos en el impreso, poco tiempo (o así lo veo yo) llegamos a la radio comercial con la misma misión ahora con la oportunidad de hacer eventos en universidades en alianza con la estación; de ahí se vino el torbellino de estar produciendo eventos temáticos que satisfacían a un público Tapatío ávido de ver lo que las bandas estaban haciendo y que las bandas estaban proponiendo.

Dando un paso atrás, reflexionando y analizando un poco más profundamente, y es que quizás me gana la emoción y para eso de las fechas soy muy malo; en el mero inicio, por ahí del 96 veníamos de un silencio de las bandas “grandes”  y ciertamente se estaba gestando un movimiento muy fuerte para el cierre del siglo mismo que germinaría a inicios del año 2,000 y recordándonos esos 80s que nos deleitaron con música tan diversa que iba de Duda Mata hasta El personal y esto no solo en la música sino en todas las artes pues de ahí viene una camada muy grande de creativos que van de Guillermo del Toro a Jis.

No todo en este camino ha sido como dicen “miel sobre hojuelas”, pero siempre me quedo con lo bueno; así es que recuerdo a la Sra. de El poder del Rock (tienda de discos y accesorios) quien después de llevarle un domi (tal cual hojas con recortes) confió y fue la primera patrocinadora de La Canica, hoy día lo recuerdo y no puedo evitar sonreír; por las mismas fechas iba yo a los foros, es especial al Roxy para solicitar acreditación a los eventos, siempre me decían que cayera en la noche y cuando iba me ignoraban y solicitaba mi acceso me salían siempre con un choro mareador, hoy pienso me estaba curtiendo para lo que se avecinaba; y bueno, eso me enseño que la constancia me llevaría a esos accesos para hacer mi trabajo y a muchos lugares mas que luego les contare.

Hace unos meses desperté en la madrugada con la idea de dar cierre a La Canica, mi sentir fue claro y firme; fue hasta el día siguiente que busqué los motivos y caí en cuenta no los había, simplemente es un impulso que me lleva a cerrar un ciclo y que se abre otro, un proyecto con otra misión el cual estoy preparando, y pronto verá la luz.

Hoy sé que hay una escena sana que busca su esencia, que busca su sonido y una identidad, hay un montón de gente que se involucra mas en esto que hoy se llama “industria de la música”; hay medios, promotores, productores y público, que apático y escéptico busca identificarse.

Por: Álvaro Macias B.

Director de Canica Revista.

Alvaro Macias

Me tocó por azares del destino dirigir esta propuesta llamada La Canica que mas que una revista en un movimiento. Hago videos, ritmos y pachangas, pero en general de mi no hay mucho que decir.

Artículos Relacionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close