Disco

  • Energía, armonía y esencia

    La agrupación tapatía Polyphonic con una trayectoria relativamente corta, luego de formarse hace más de 2 años, se ha posicionado como una de las bandas desde mi perspectiva con un futuro y calidad musical bastante prometedores. La banda conformada por Zyanya Santillanes (voz), Gustavo Ramírez (guitarra), Diego Méndez (bajo), Armando Ocampo (guitarra armónica y teclados) y Andrés Montes en la batería. Combinan diferentes géneros tales como el rock alternativo, jazz, blues, funk e indie rock. Polyphonic cuenta con su primer EP de estudio titulado “One “o” One”, estrenado hace algunos meses.

    El álbum comienza con la canción “The Night” con una línea de bajo, sigilosa y sutil, para después dar paso al bombo de la batería de Andrés, adentrándose además, la buena voz de Zyanya, que desde el primer momento que la escuché me pareció interesante, así mismo la guitarra con un sonido que alude al funk, es inevitable no bailarlo. Segundos después me percaté que entraba la voz de uno de los integrantes, que me pareció interesante la intención que le daba a la canción. Un buen acierto por elegir que esa rola para dar inicio su EP.

    Andrés Montés, baterista y quien participa también con líneas de voz me comentó:

    La primera rola que hicimos fue The Night. Gus, Diego, Armando y yo, fuimos los primeros en juntarnos en la banda y ya teníamos 3 jams que forman parte del actual EP, luego se unió Zyanya para ponerle letra y comenzamos a armar las demás rolas, entonces The Night fue la primera rola de Polyphonic, partimos básicamente desde ahí”.

    “The Ocean”, lleva por nombre la segunda pista, con un comienzo mucho más armónico incluyendo guitarra acústica y armónica, personalmente. Esa canción me inspira cierta tranquilidad, mucho contribuye la voz de Zyanya, con el tipo de tonos que le da a la misma melodía. Una batería con un ritmo bueno y sutil, cabe destacar, además que es la de mayor duración de todo el EP.

    “Para esta canción, el proceso fue igual, la letra la terminó Zyanya. Esta rola fue muy especial porqué ahí fue cuando empezamos a tripear un poco más con diferentes instrumentos metimos la armónica, la bandolina al final es como lo más instrumental que tenemos”.

    La tercera canción del EP es “Arizona Rabbit”, fue con la que los conocí luego de ver un video de su participación en un concurso de la ciudad, desde ahí me llamó la atención de la banda, con una esencia y energía particular. Otra canción más que inevitablemente te pone a por lo menos mover la cabeza, con más participación vocal de Andrés con su peculiar intención y tipo de voz . Los rifs de guitarra también toman un papel importante y protagónico dentro de esta rola, que le dan cierta caracterización, adicionalmente los silencios y ritmos de jazz.

    “Ya después seguimos con Arizona Rabbit, esta rola sí fue un súper show, porqué cuando la sentimos chida con el sonido de jazz nos dimos cuenta que era la rola, y la seguimos armando”.

    Para el cierre de “One “o” One” llega “Wild Buffalo”, una canción más tranquila, desde la armonía, ritmo y las líneas de voz. A decir verdad esta canción me remonta hacia un lugar nublado con un paisaje bello y unas cuantas chelas y cigarrillos.

    “En Wild Buffalo ya teníamos la base y todo, Armando el segundo guitarro, llegó con una letra masomenos acerca de a veces como tenemos que buscar nuestros sueños como para encontrar lo que en verdad deseamos y pues Wild Buffalo se ha convertido en eso, en una pinche rolita medio Ledzeppeliniana que te inspira mucho a soñar y seguir el amor en medio de los sueños”.

    Andrés también comentó cómo fue el proceso de producción de este EP.

    “En cuanto decidimos grabarlo fue un proceso fácil, porqué Gus y yo estamos estudiando audio, halamos con un productor y nos dio la opción de grabar en el estudio de la escuela en la que estudiamos que es la ULM, buscamos la manera y fueron 2 semanas de grabación de las 4 rolas, la verdad estuvo muy chido, llegamos al estudio, ya estaba todo listo, practicamente se dio todo en el estudio, ahí entro Verónica Juárez nuestra ingeniera de audio, ella era la encargada en sí del audio, y Gus y yo fuimos los productores, la neta fue un proceso muy chido donde todos buscábamos sonidos y los encontramos. Una anécdota, Gus estaba grabando el solo de guitarra, desde la primera tomo, sonó así perrísimo y continuamos probando más tomas y ninguna fue como la primera. Aparte de sacar estas rolas de la sala de ensayo las quisimos llevar a un punto disfrutable, un punto no comercial sino con un buen estándar de audio básico”.

    En general es un muy buen comienzo por parte de la banda, realmente transmiten emoción energía entre sus espectadores, los he visto 2 veces en sus shows en vivo y es tan cool ver que ya tengan un grupo de seguidores y que se apoderen del escenario con buena vibra y buena ejecución musical por parte de todos los integrantes. Sin duda una banda que tiene aún más que ofrecer y se encuentran próximos a lanzar lo que será su segundo EP.