Evento Canica

  • Una noche de fiesta Canica

    Esta vez la cita fue en el Bar Barbanegra el día miércoles 20 de junio, en el penúltimo evento del circuito de fiestas de la revista, con invitados muy especiales como lo fue Duque, Diez, Sara Valenzuela, Ugo Rodríguez, Aldo Muñoz y Antonio Chávez.

    Con un cupo limitado, la fiesta dio inicio en punto de las 21:00 hrs, para los que llegar temprano y agarraron un buen asiento, pudieron observar más de cerca el escenario, con una vista directa a lo que sería un gran noche de música, los más prevenidos, hicieron sus reservaciones con tiempo, para ya tener un lugar asegurado.

    El bar desde mi punto de vista, era un espacio pequeño pero con las instalaciones muy bien estructuradas, muy acogedor y las decoraciones le ponían un toque más especial. La barra por supuesto estaba llena de mucha variedad de bebidas, con un escenario muy llamativo que te incitaba a voltear con una excelente calidad de sonido que hizo la fiesta mucho más divertida.

    Las bandas Duque y Diez fueron las encargadas de ambientarnos, compartiendo material de su autoría deleitándonos esa noche. La verdad desde cualquier punto del bar podías escuchar muy bien la música.

    La fiesta continuó con Ugo Rodríguez y Sara Valenzuela, acompañados también por Aldo Muñoz y Antonio Chávez en las guitarras. Se encargaron de entonar temas como “Broche de oro” de El Personal, “Bésame mucho” tema muy significativo para Guadalajara, también algo con lo que nos sorprendieron, fue con el tema “Come Together” de la icónica banda The Beatles, finalizado así el espectáculo que todos queríamos escuchar, pues son dos figuras con magníficas voces y muy representativas de la música tapatía.

    La gran convivencia que hubo muy cercana a los cantantes es lo que hace un evento más inolvidable, pues la tranquilidad que se puede sentir hasta tu asiento y que puedes observarlos de cerca y más detenidamente, tal vez para poder acercarte a ellos o ¿porqué no? pedirles la foto del recuerdo.

    Otra cosa que me agradó mucho y me gustaría resaltar, fue el buen servicio del lugar. La atención desde el primer momento que llegabas sentías un ambiente que transmitía una buena vibra. Todo estos puntos pudieron hacer de esa noche una velada inolvidable, dejándonos a todos con un buen sabor de boca.