Editorial

Les quiero platicar de La Canica…Capitulo I #RecuentoCanica

Hola; yo soy Alvaro Macias y les quiero platicar de este proyecto llamado La Canica; el cual nace o continua para dar lo que yo llamaba en ese entonces “apoyo”; apoyo a las bandas que en esta mi Guadalajara nacen y se hacen.

La intención de este documento es mostrar lo que como REVISTA CANICA y como persona me ha tocado vivir y les quiero compartir algunas historias junto con amigos, personajes de la música participes de estas andanzas…y quiero ser claro en reconocer y saber de todo lo que la ciudad ha vivido y ha forjado con carácter propio, una ciudad llena de contrastantes, llena de talentos en múltiples disciplinas.

Hay capítulos que se deben siempre ser sabidos; lugares, grupos, músicos y demás factores inmiscuidos en este mundo de la música, pero en este caso queremos o quiero adentrarme en lo vivido desde el nacimiento de este pequeño fanzine que desemboco en muchas cosas.

Por ahí del 1996; después de haber sido un fracaso como musico, cosa que hasta hora mantengo; mi inquietud por la música seguía, sin hondar mucho en esa cuestión de tiempo… que eso luego se los contare; un día, pasando por el Roxy (siempre estaba yo por ahí rondando esos lugares que tenían que ver con la música) recuerdo iba pasando y la puerta estaba abierta,  por alguna circunstancia me anime y me metí, no se ha que pero entre; alguien del personal del lugar iba de salida y me dijo “ahora salen” y se fue; en eso pasaba por ahí también un chico del staff y me dice muy amablemente (imagino pensó era alguien que tenía un asunto ahí) pásate”, y bien,  estaba yo adentro, entré a la sala y me quede admirando todo lo que en este recinto me inspiraba, respirando su pasado, sintiendo esas energías, mi me mente traía olores, sonidos, momentos vividos en ese sacrosanto lugar, paso el tiempo y después del viaje que me di, así, literal, en este recinto de la música que fue bautizado “el templo del rock”.

Sali respirando un aire de libertad, una sensación que hay hoy vivo; y bien en enfrente del Roxy había un tienda que ya había visto pero que nunca había entrado pues siempre que iba era a los conciertos, en fin,  nunca me di el tiempo, era un pequeño local el cual siempre estaba abierto cuando había eventos y ahí la banda se juntaba a echar caguama, muchas bandas tenían sinergia con este mágico lugar; ese día y con todo el tiempo del mundo pues pasaba yo por lo que llaman “un año sabático”, entre y me fascine con lo que ahí hallé; era una tienda de discos y cds, vendían aun casets, playeras y demás, toda la tienda dedicada al rock en español …pero esta tienda atendida por Jorge a quien todos conocemos como “El Nopalito”   más allá de tener a la venta material muy enfocado y especializado en el tema…  tenía a la venta demos de las bandas… todavía más allá de eso hacían un catalogo llamado “La Canica de Barro” el cual contenía obra de puro talento Tapatío; música principalmente, pero también había poesía, fotografía y demás; el catalogo no solo se distribuía en la ciudad sino que también era enviado vía correo a fanáticos de compartir y consumir propuestas de Guadalajara, toda una red que abarcaba no solo la república mexicana sino también estados unidos, imagino paisas que emigraron y llevan siempre a la ciudad en su alma musical, o inquietos consumidores de otros lados, digo, hay que recordar en esa mitad de los noventas el internet aun no nos daba todas las facultades que hoy tenemos y el hacerte de música era aún para la época un proceso un tanto complejo.

Me lleve ese puñado de hojas, hojas simples, hojas que en su interior contenían algo tan valioso… contenían un testimonio de lo que Guadalajara expresaba con su música, música de diferentes estilos que iban más allá del rock y nos mostraban la música alternativa tapatía.

Pasaban los días y el catálogo rondaba mi cabeza… y pensaba; si le sumamos noticias de las bandas, si sumamos lugares físicos donde poder vender el material de los grupos, si hacemos unos exhibidores así chingones para las tiendas de tatuajes, boutiques y  que la gente encuentre el material en mas lugares, en fin, me hice de valor y fui a ver a Jorge, ya sintiéndolo cercano pues me dirigí con “El Nopalito”… llegue y le plantee renovar ese catalogo y sumar esta sección de noticias, ampliar los puntos de distribución y demás cosas que mi mente rondaban, le decía que yo habiendo estudiado comunicaciones y mi padre teniendo una imprenta había manera de hacer algo chingon, ahora era la tarea era renovar el catálogo y la misión buscar a las bandas que estaban generando material.

LA BUSQUEDA DE MATERIAL (experiencias).

Y bien, pues ilusionado de emprender este proyecto que despertaba en mi mucha inquietud , me di a la tarea de hacer un escaneo de propuestas con nuevo material; una de estas bandas pertenecía a una camada de grupos de reggae ritmo que en esos años era muy popular y que generaron una escena en la ciudad, esta banda era el MITO ellos recién sacaban CD, cabe destacar que muchas de estas bandas eran chavos económicamente estables o digamos muy al estilo de Guadalajara “de la calzada pa acá”; les conté de la misión que traíamos y de nuestros planes de distribución, de sumar notas y bla bla bla, y que pues quería ver la manera de que me rolaran algo de su material para colocarlo en las tiendas, el trato para mi era “a consignación” pues recordando yo estaba en  “año sabático” y este era un “negocio” nuevo que quería emprender y su base era el fomentar “el apoyo”… ellos asentaban a todo lo que yo explicaba y en mi mente rondaba un “si” como respuesta pues lo que yo estaba haciendo era algo “buena onda” por el rollo musical, dejando a un lado que en el reggae todos son buena onda pues; y bueno, llega el turno de que el líder de ellos tome la palabra y claro conciso me dice: “esta bien chido tu rollo, pero aquí disco que sale es pagado” dándome una de las primeras lecciones de lo que el yin y el yan son en la vida misma y en la música no es la excepción; pasados los días me dirigí a ver a una banda que no ubicaba pero sabía que venían regresando de una gira por Europa, que habían grabado también creo que era su tercer material, era una banda de guitarras fuertes y de mucha actitud, ellos eran los de Sedición; llegue de la misma manera que con el grupo anterior a tirar mi choro, un poco cabizbajo por mi experiencia recién pasada, al terminar mi choro el vocalista se dirige a un closet y de ahí saca un paquete de casetes nuevos, otro tanto igual de CDS aun en su caja y los pone sobre la mesa y me dice: “que chingon lo que estás haciendo carnal, ahí esta ese material, tu dale y en lo que te podamos servir acá andamos, no puedo negar la sonrisa que saco de mí, nervioso le dije que mes a mes le reportaba la venta del material y le traía su lana a lo que el me contesto: “esa lana es para ti y para que sigas generando estos cotorreos” y he ahí la segunda lección que el rock me ha dado.[AM1] 

Por: Alvaro Macias B.


 [AM1]

Alvaro Macias

Me tocó por azares del destino dirigir esta propuesta llamada La Canica que mas que una revista en un movimiento. Hago videos, ritmos y pachangas, pero en general de mi no hay mucho que decir.

Artículos Relacionado

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Check Also

Close